30 Octubre 2007

El espectáculo

Desde fuera adquiere un tono de sainete que invita a levantarse temprano, ir a comprar las localidades y estar prevenidos para no llegar tarde llevando cada quien su bolsa de huevos y jitomates arrojadizos. Sería divertido nada más si no tuviera un tufillo trágico. La semana pasada el ex presidente Fox declaró que el senador Manlio Fabio Beltrones, actual presidente del Senado, tiene abierto un expediente en la DEA involucrado con el narcotráfico; ¡zas! Nomás que Fox supo de este expediente cuando era presidente y tenía la obligación de velar por el bienestar de todos los mexicanos; entonces debió haber turnado esa información a los órganos de justicia para que se deslindaran las responsabilidades y se investigara al señor Beltrones, por lo que ahora el país, sin demérito de investigar a Manlio Fabio, puede y debe fincar responsabilidades judiciales al ex presidente por no haber cumplido oportunamente con su obligación. Cómo que lo sabías, chiquito, y te quedaste callado. ¿Quieres decir con esto que el ejercicio de la política está por encima del interés de los gobernados? O sea, ¿que la política es una entidad independiente de la sociedad, que tiene sus propios fines y que no necesariamente responde a los intereses de quienes otorgan los puestos políticos?

Seguramente no será esta pero muchas veces he pensado que llegará un momento en el que alguno de los miembros del clan no aguante más y suelte toda la sopa. Que uno encontrará cómo escabullirse de los mecanismos brutales de control que debe tener el sistema para denunciar las infinitas redes de corrupción que sostienen el aparato político nacional, no por buena onda sino porque se sienta acorralado y no esté dispuesto a sacrificarse por los de su especie. Que no aguante más o que se den las condiciones necesarias para que tal cosa ocurra. En algún momento llegué a pensar que el acceso de otro partido al poder propiciaría este momento de denuncia pero las declaraciones de Fox me desalientan: en la cúspide del poder un presidente de otro partido oculta información tan trascendente que pudo haber abierto en su momento la caja de Pandora. Pero el muy ocurrente se la guardó para usarla como arma defensiva personal por si lo atacaban cuando dejara de estar protegido por la banda presidencial.

Aunque hora renace mi esperanza: ¿y si fuera este el que acabara sacando al sol los trapitos de todo el gremio? No, mi esperanza es infundada; es lenguaraz pero marrullero; tratará de medrar con la información privilegiada que tiene sin traspasar los límites de la lealtad de clase, a leguas se ve que no es de los que tragan lumbre, porque ya estamos viendo en su poco elegante exhibición de riqueza, que también tiene cola que le pisen. Y tiene que cuidar también la cola de su mujer y de los hijos de su mujer, que no parece ser del grupo de las cortas. Ah, si llegara ese día en el que una a una fueran saliendo a la luz las fortunas de los políticos y se hiciera transparente el modo en que las obtuvieron. Cada uno tenemos nuestra lista de favoritos; a mí se me antoja horrores saber cómo se repartieron la riqueza colectiva con el tema de la desnacionalización de bienes, la banca, la televisión, el teléfono (Oh my Lord, cuida al Sr. Slim), las empresas públicas; cuánto obtuvo el que mató la vaca y cuánto el que le agarró la pata.

publicado en diario, libros | 1 comentario

subir »
  • El día en que vivimos

  • Marzo 2017
    L M M J V S D
    « Feb    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031