5 Enero 2008

Prolóngate, noche

Chin, se me acabó de sopetón el libro. Hasta aquí llega Poeta en la mañana. Tengo 24 horas para decidir con cuál le sigo. Mañana quedará resuelto el enigma.

PROLÓNGATE, NOCHE

Prolóngate, noche,
no te acerques aún a la puerta maléfica del día,
haz un esfuerzo y dura,

no he desquitado la inversión
con la que entré al negocio de este sueño,

alarga el plazo nocturno de abrazarnos,
de respirarnos con ternura vegetal,
de sabernos el uno al otro sin ningún criterio,

déjame todavía sudar un poco
en el delirio de pesadilla
de que la puerta se ha quedado abierta
y alguien, precedido por un horrible perro,
ha entrado con malas intenciones,

deja un poco más que mi mano entrenada en el lecho
acaricie en redondo el ancla de mis sueños
que a mi lado, de seguro, se hunde en otros mares
de enloquecidos peces que le cuentan secretos
de lo que ocurre en los sótanos del mar,

no te acabes todavía, noche,
necesito remontar todas mis células
entre la intensa magnanimidad del sueño
para activar el foco habitual de la alegría,
déjame reposar otro poco,

permíteme recoger mis materiales.

publicado en Poeta en la mañana | 0 comentarios

4 Enero 2008

La mercancía

LA MERCANCÍA

Esta mercancía
que la muerte quiere tanto siempre
se me ha ido haciendo extraña, ya no es mía.
si es que alguna vez fue mía,
y entonces no era así,

yo era delgado y fresco,
tenía la espalda firme y amplia
y el abdomen recio y sin prominencia,
la piel tersa
y los músculos claros,

era una mercancía noble,
apetecible para el juego y el retozo,
ágil, gozosa,
hábil como ella sola para el baile,

y la muerte no baila,
¿para qué la quiere?

Que me la preste otros cien años,
o que mejor me la regale.

publicado en Poeta en la mañana | 0 comentarios

3 Enero 2008

La raíz del sueño

LA RAÍZ DEL SUEÑO

Pedirle hace
cierta piedad al sueño,
cuando su masa está suave todavía
y se oye aún la música de sus caricaturas.

Esas acciones pías de voltearse,
de negarse a la vigilia,
de oponerse a la ingrata conciencia
y masticar el pan del sueño
sin temor al riesgo,
ennoblecen al durmiente
que así se expone a conocer lo que hay detrás.

Porque sabe a carne el sueño,
si se alarga
parece que uno se va comiendo a sí mismo,
sabe a cada uno su sueño prolongado
y en la raíz del sueño
está el origen del deseo.

De vez en cuando es bueno
dejar que el párpado se hinche,
que se agote la frente,
que se descuenten las horas laborables
en favor de tal imitación de la delicia.

publicado en Poeta en la mañana | 0 comentarios

2 Enero 2008

La palabrita

LA PALABRITA

Una palabrita fina
con la cintura delgada,

pasar por ella en domingo,
llevarle medias
para sus piernas largas,

una palabrita fina
para ponerle un poema,

una pabrita fina y caliente
desnuda de pretensiones y morena
para pasar el sueño
y los ensueños con ella,

el deseo
de esos ratos de abulia frutal
en que la palabrita escotada
tiene la palabra
por derecho del cuerpo

y si lo usa
con la espigada tensión
del trópico que la conmueve
y baila,
qué rica la palabrita,

una palabrita fina,
ya la quiero, ya la quiero.

publicado en Poeta en la mañana | 2 comentarios

1 Enero 2008

La rosa amarilla

LA ROSA AMARILLA

Se encendió una rosa fulgurante
afuera de la ventana,

ha estallado una rosa,

parecemos las víctimas del incendio,
azorados, ávidos de su belleza.

Ahora todo tiene
color, contraste, vuelo.

Vengan a ver la rosa, vengan,

tiene un grito amarillo despiadado,
es un lujo, es una enhiesta vara
para golpear al cielo,
vengan a la rosa amarilla
que nos dejó perplejos,
vengan a ver la rosa mía.

publicado en Poeta en la mañana | 2 comentarios

31 Diciembre 2007

El piñón

EL PIÑÓN

El pino piñonero ha envejecido,
sus frutos son escasos y casi todos vanos,
ya no nos interesa recogerlos
ni nos tomamos el trabajo de pelarlos,

en cambio los plátanos en el jardín
están dando sus pencas de fruta dulce.

Un poco raro es que en el mismo clima,
a la misma altura, en la misma tierra
plátanos y piñones, naranjas, uvas y café,
ciruelas, zarzamoras, granadas, guayabas
convivan y produzcan. ¿Será la mano del jardinero,
que soy yo, o será más bien mi ojo que las mira?

Pero el piñón ya estaba aquí
antes de mis manos o mis ojos,
tiene más edad que yo
y el pelo mucho más crespo y alborotado
y a veces canta canciones viejas en voz baja
y comparte conmigo esa alegría serena.

El caso es que ha envejecido,
será, de todos modos, árbol mucho más tiempo que yo,
luego será sólo madera
y luego ya nada,
mucho más que yo.

publicado en Poeta en la mañana | 2 comentarios

30 Diciembre 2007

Las mujeres y uno

LAS MUJERES Y UNO

Las mujeres son gente racional,
uno es poeta,

piensan siempre
y como piensan
piensan que uno hace las cosas
por tal o cual motivo,

como ellas que sin duda
hacen las cosas para ser notadas

también los políticos
hacen las cosas para eso

debieran ser mujeres
los políticos

uno no tiene explicación
ni sabe para qué
se hacen las cosas.

publicado en Poeta en la mañana | 3 comentarios

29 Diciembre 2007

A la hora de despertar

A LA HORA DE DESPERTAR

Avanza uno con difíciles pasos de la noche al día
entre una bruma densa y dura,
como si despertar fuera un acto de madera.

Apenas se percibe el día
y ya está el organismo esforzándose por entender,
por acoplarse al orden de las cosas externas
sin aceptar que es organismo de hombre,
que tiene doble condición,
que solo reposa cuando el tipo quiere.

¿Y quién es uno entre esa confusión de la mañana?

El ojo no puede ver
porque el párpado es una rasposa tela
que lo tiene asustado,

la voluntad es apenas una pobre brizna,
una basura suelta al viento de la primera luz,

la idea no tiene mecha todavía

y el pasado reciente de la noche
arrastra en su vacío húmedo y sin tiempo
a la masa de caldo que quiere depertar,
sacudirse la duplicidad, incorporarse,
ser señor, saber la hora, beber un poco de agua,
comenzar a tallar el palo del paso obligatorio
entre el reino feliz y la dicha del día.

publicado en Poeta en la mañana | 1 comentario

28 Diciembre 2007

Gato en la noche

GATO EN LA NOCHE

El gato no se sube a la mesa,
ni menos a las siete de la tarde
cuando en julio comienza a oscurecer.

Ronda por toda la casa, inquieto,
buscando el paso entre el día y la noche,
asuntos diferentes de tratar.

Ha comido, ha bebido, ha dormido
su porción de reposo de las horas de luz
y ahora se prepara para cumplir
su profesión minúscula de gato de la casa.

La sociedad con la que trata
mientras el sol empuja al mundo
dobla su servilleta cotidiana
y ya no pide más para alimentar su fantasía.
Él abre el socavón de su alma.

En algún rincón de la morada
se fabrican las verdades jugosas
y el gato, que lo sabe, sin estorbos morales
se apresta a mordisquear, goloso,
la carne sabrosa de la noche.

publicado en Poeta en la mañana | 1 comentario

27 Diciembre 2007

Tropel

TROPEL

Lo que hay debajo del incendio,
lo que bulle en el rescoldo
y atañe al origen de los fuegos,
es sin duda la célula preciosa del deseo.

Ahí está y es lo que brilla,
aunque se noten más las llamas.
Y no dura más la causa que la lumbre:
permanecen lo mismo pero son distintos.

Arde magnífico el fuego
pidiéndole al entorno que se humille,
entra todo en su voraz materia
y adentro se transforma en su contrario.

Pierde ante el deseo su imagen
todo lo que toca el ojo incandescente,
un embudo es el fuego en donde escurre
y se condensa la carne palpitante,

la roja maravilla de la boca,
la humedad encendida de los ojos,
la persona, la cosa que camina,
el animal de la belleza.

publicado en Poeta en la mañana | 0 comentarios

subir »
  • El día en que vivimos

  • Marzo 2017
    L M M J V S D
    « Feb    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031