26 Julio 2008

Fin de los cantos

publicado en diario |

Creo que ya no puedo seguir con los cantos rodados; no, por lo pronto; quizás más adelante o tal vez en forma esporádica, pero la continuidad de la historia que quería contar ya está hecha y no me siento con fuerzas para seguir obligándola a dar más de sí todos los días. Siento además muy pesada la tarea que me puse yo mismo de escribirlo durante cada día, sacando de la memoria y de la capacidad creativa diaria los materiales. Cuando se emprende un poema no sabe uno hasta dónde puede llegar; en este caso, claro, hay un relato concreto y unas anécdotas particulares y podían ser previsibles, pero la línea que recorre cada aparición verbal para contar lo suyo es por completo aleatoria y puede ocurrir cualquier cosa en su historia personal.

Por otra parte, me parece que estoy llevando los peores días y no me animo a dejar para más tarde el cumplimiento de la labor diaria porque no sé si al rato habré mejorado o serán peores las condiciones y no se me antoja nada dejar la página en blanco sin decir agua va. Si más tarde me sucede algo encaminado a enmendar la situación, será muy fácil remediarlo porque tengo el control para hacer en el blog lo que me dé la gana.

Así está hoy la cosa. Hace un calor pesadísimo y aunque es sábado –todo el tiempo he estado pensando que es domingo, qué distraído- y habrá menos lectores que entre semana, de todos modos es notable la afluencia –que tanto agradezco y tanto me anima- de interesados en esta secuencia, por eso es que he querido aclarar este asunto de los cantos rodados.

Y otra cosa: estamos a punto de contar cien mil entradas, y eso es un montón. Nunca me imaginé cuando comenzamos a hacerlo que conseguiríamos semejante atención. ¡Cien mil veces unos ojos lectores se han detenido en lo que voy escribiendo! Sorprendido y agradecido. Y mucho, porque aunque es cierto que lo hemos currado (taloneado, sería lo más cercano) sin un conjunto de factores de afecto, antes que nada, y de interés en lo que escribo, no se podría imaginar la constancia de los lectores. Todavía faltan cinco mil y no hay que echar las campanas a vuelo, pero se me ocurrió el tema porque pasé por el cuentaovejas (o como le quieran llamar a la cifra que se va moviendo a la derecha de la pantalla cada vez que entra una visita) y sentí bonito.

Sudo y sudo. El verano es terrible.

Este artículo fue publicado el Sábado, 26 Julio, 2008 a las 12:33 y está archivado en diario. Puedes seguir los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu Web.

Hay are actualmente 9 comentarios en “Fin de los cantos”

Es importante saber lo que opinas, prueba a dejar un comentario.

  1. 1 En Julio 26th, 2008, Rocío Macías dijo:

    Querido Alejandro, todo lo que escribes es bienvenido y lo esperamos día a día, ya sean tus cantos, o tus recetas, o las reflexiones de lo que sucede en el mundo, tus poemas y las anécdotas de la vida cotidiana, todo nos resulta interesante. Es como si tuvieramos una cita diaria para platicar contigo y tal como pasa entre amigos, el tema es indefinido. Gracias por compartir con nosotros y siempre estaremos puntuales a la cita y desde aquí llegarán otras pláticas y uno que otro “chimetito”, tal como lo hacen los amigos.
    Desde acá toda la familia te mandamos besos, muchos abrazos apapachadores y cantos de un pequeño que te quiere contar que ayer vio un caracol y lo tocó, lo que lo tiene sorprendido. Como dice Virulo, vemos a través de ellos y sus ojotes de nuevo la vida. Besos

  2. 2 En Julio 26th, 2008, manuel rodríguez dijo:

    Entrañable Alejandro, comparto la opinión de Rocio, la charla diaria contigo es rica en todos los sentidos, el tema es sólo el pretexto para compartir el calor de las palabras. Gracias

  3. 3 En Julio 26th, 2008, Patricia Morales dijo:

    Querido Alejandro :)

    Que tal una horchata de chufa? o un granizado de limón? o una nieve de leche quemada? así he pasado los veranos en Madrid y Barcelona “nostalgiando” jiji, la horchata de arroz, los raspados de grosella y las champolas de mis queridas tierras yucatecas, porque eso si…..en los dos lugares uno suda y suda….
    Me siento afortunada por ser uno de los pares de ojos que se suman cada día para leer tus cantos sean rodados o no, conformando en mí una lección de vida……
    Sabes que estaré aquí….como muchos….en esta cita amistosa en espera de tus palabras…cuando quieras y cuando no….también……
    Desde este Tlalpan húmedo y soleado te mando la mejor de mis sonrisas…..;)

  4. 4 En Julio 26th, 2008, Evangelina Osio dijo:

    Querido Alejandro, mi cita contigo es una adiccion (me encuentro en Vancouver y la compu, carece de acentos y elles,es decir a la n le falta la nubecita)Hoy me desperto un sueno en donde tu eras el protagonista, te veia vestido de lino blanco, con tu sombrero galan, y desde el foro del gran Zocalo, hablabas potente y poetico, divertido tambien. De pronto mi sueno se puso realista y se acordo de tu enfermedad. Me dio taquicardia y asi me levante en chinga. Corri a revisar tu blog, deseando intesamente leer que estabas bien…

    Calor, pos si, no lo dudo. Sin embargo hace unos dias fui a mi tierra,a Hermosillo y mis pobres paisanos se la tienen que ver con temperaturas de cerca de 50 grados, pense en los chilangos que se quejan cuando el termometro sube un chirrin. Cada quien su temperatura. Aqui en Vancouver los lugarenos andan desmangados, sandalias, y toman agua con hielo. En cambio yo, uso sueters y por la noche, bufanda y guantes.

    Tus cantos han sido una oda. Gracias por ellos.

    Te abrazo con afecto.
    Evangelina

    tus

  5. 5 En Julio 27th, 2008, Celia.* dijo:

    Sr. Alejandro.. Aun sin conocerle.. estare aqui de a diario esperando encontrar aunque
    sea un tarareo de sus cantos.. (:

    Sabe.. me siento como una “colada” de esas a las que no se invita a la reunion y
    de pronto sin decir palabra se aparece y se sienta a comer.. asi me comparo hoy aqui.. Como la extra~a que entra, se sienta y come de sus cantos.. sin conocer mas que su nombre y algunos detalles por lo que escriben sus conocidos.. y claro esta sabiendo de la existencia de ese Puto cancer que sigo y seguire mandando mucho a la chingada. (:

    Le dejo mis saludos y mejores deseos.

    Aqui lo espero.

    Dios lo Bendiga Hoy y Siempre.

    Desde Tamaulipas Mexico.. .;.Celia.;.

  6. 6 En Julio 28th, 2008, Gerardo Martinez dijo:

    Alejandro Aura:

    Desde una oscura oficina de gobierno en Cuautitlán, México, le robo un minuto al presupuesto para enviarle saludos afectuosos.
    A diario nos asomamos por su ventana, la cual generosamente siempre tiene abierta, a ver como amaneció y a robarle una que otra frutita.

    Gerardo Martinez

  7. 7 En Julio 29th, 2008, karla rojo dijo:

    Casi por casualidad llegue a este blog y un día me permití leer un par de poemas y un texto.. Ahora soy asidua a él, a leer esa historia que disiplinadamente compartes todos los días, y que a mi, como muchas otras líneas de vidas, de historias me alimentan el espíritu.. que puedo escribir sino mas que invitarte a que sigas compartiendo este gusto y disgusto a veces de vivir, y que tenía que decirlo.

  8. 8 En Julio 31st, 2008, Juan Antonio Coronado dijo:

    Gracias por el esfuerzo de compartir tus emociones en estos útimos días. A tu mujer y tus hijos un abrazo y mis mejores deseos para que la resignación caiga como un velo de paz para sus corazones.

  9. 9 En Agosto 1st, 2008, Alvaro dijo:

    Ya llegaste a más de 100 mil entradas, Alejandro. Estarías feliz. Hoy con tu gran entrada a tu cielo, estamos tristes: así se está sin ti.

Escribe un Comentario

Debes registrarte para escribir un comentario.

subir »
  • El día en que vivimos

  • Marzo 2017
    L M M J V S D
    « Feb    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031