15 Mayo 2007

Tirio y Tario

publicado en Poemas y otros poemas |

Poco antes de venirme a España, Luis Ignacio Villagarcía, en Colima, me hizo un regalo precioso: me dio dos perros de barro que me traje perfectamente empacados. Comenzaron a vivir sus días entre las plantas cercanas a los balcones del salón. Cuyas historias contaré otro día, las de las plantas. Unos perritos muy simpáticos y con una importante función: acompañar a las almas en su viaje al más allá. Para que vean cómo los mitos se repiten. Un buen día llegué y uno de los dos, Tario, el rojo, estaba destrozado, la chica que me ayudaba a la limpieza trajo un niño chiquito, y… Lo llevé con una restauradora pero resultaba más caro que volver a ir a Colima a tramitar lo que eran: unas réplicas funerarias perfectas, pero réplicas. Al cabo, a lo mejor ni los necesito, pensaba yo. Qué ingenuo.

TIRIO Y TARIO

Mis perros Tirio y Tario están quietos,
Martirio y Trinitario, pero me gusta llamarlos como los llamo,
ellos me entienden porque quieran o no están acostumbrados
a la voz del amo,
voy hacia ellos que están quietos y les acaricio las cabecitas
destacadas entre la fronda del jardín.
Qué tibio está su barro colimota.
Con qué serenidad me esperan
para acompañarme en el viaje ritual para el que fueron hechos.

Este artículo fue publicado el Martes, 15 Mayo, 2007 a las 7:47 y está archivado en Poemas y otros poemas. Puedes seguir los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu Web.

Escribe un Comentario

Debes registrarte para escribir un comentario.

subir »
  • El día en que vivimos

  • Abril 2017
    L M M J V S D
    « Feb    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930

  • Visitas desde el 20 de febrero de 2007

  • Comentarios Recientes