5 Septiembre 2007

Cuajinicuil

publicado en diario, mi voz |

Hay cosas que son más bien difíciles de explicar; entre ellas están los cuajinicuiles. Unas vainas que contienen dentro unos frutos envueltos en pelusilla dulce. No; por eso digo que hay dificultad. Trataré de ser más preciso: hay en algunas regiones cálidas en México un árbol de la familia de las mimosas que da una vaina de aproximadamente veinte centímetros de largo por cuatro o cinco de ancho; al abrirla –la tuerces por los extremos y se separan por el centro sus dos valvas como una vaina de chícharos-, se encuentra uno con unas semillas duras color café oscuro y con tendencia a la forma rectangular, cinco o seis, formadas como golosinas amorosamente empacadas, envueltas en una materia blanca como hecha a base de pelusilla adherida a una materia gelatinosa que envuelve y protege a la semilla. Pues esta pelusilla y su materia asociada es lo aprovechable del fruto; dulce y delicada se deja roer en torno a la semilla que no hay que intentar morder siquiera porque es de dureza considerable.

No, no; siento que he fracasado, que nadie que desconozca los cuajinicuiles se los puede imaginar con esta descripción. Cuando la abres no se ven las semillas, se ve un mullido espacio de blancas y algodonosas formas inquietantes. Quizás me acerque a una apariencia técnica del objeto, su tamaño y su color externo, que es de un verde serio y se va transformando con tonos marrones conforme madura, pero su consistencia suave y su frescura de fruto tropical no encuentro cómo describirlas. No se parece a la manzana ni al higo, no es cercana al melón ni se parece a la ciruela; ah, un momento, tal vez podríamos encontrar un camino si nos acercamos a la chirimoya; sí, cierta familiaridad puede haber con esa blanca pulpa y esa ácida dulzura sin ofensa que ofrece la chirimoya, aunque el cuajinicuil es más etéreo, menos contundente, menos masa y más promesa; en lugar de ser su pulpa una pasta cremosa es un tejido sutil de filamentos que gustan de secretear con la lengua acerca de cosas que ocurren en las noches boscosas tropicales; alas de insectos, patas de bichitos que escalan las alturas de los árboles para encontrarse con sus dioses, velos en que se envuelven los espíritus de la fruta para enseñarse unos a otros las calidades de su azúcar.

Pero el cuajinicuil, con todo y ser una exquisita forma de lo oculto misterioso, es una fruta corriente que no tiene prácticamente lugar en el mercado; hay cuando hay, nadie la cultiva, la recogen cuando los árboles generosos la dan y la llevan a vender a ver si les dan algo por ella; no está en el ranking mundial de frutos que esperan su oportunidad para ocupar los espacios de los grandes almacenes. No lo sé, pero supongo que no hay ninguna empresa de mejoramiento genético de frutos que esté estudiando cómo hacer más lenta su maduración, más abundante su pulpa, más explícito su olor, o cómo mejorar su empaque para que resista la exportación, o cómo uniformar su tamaño y color para que ofrezca más garantías en el mercado internacional; pertenece todavía al orden de las cosas puras. Si alguien tiene información que contradiga mi escepticismo, le ruego que me la haga saber a la brevedad posible. Hoy amanecí con un fuerte antojo de cuajinicuiles.


Escúchalo:

Este artículo fue publicado el Miércoles, 5 Septiembre, 2007 a las 10:20 y está archivado en diario, mi voz. Puedes seguir los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu Web.

Hay are actualmente 8 comentarios en “Cuajinicuil”

Es importante saber lo que opinas, prueba a dejar un comentario.

  1. 1 En Septiembre 5th, 2007, Fernando Acevedo dijo:

    Querido Alejandro, no tengo nada más que agregar. Es científico que estas cosas, como la experiencia de un Dios (subrayo “experiencia”), son imposibles de describir si el afán es intentar transmitir el sabor. Es como decía un iluminado hindú que conocí hace años: por mucho que hagas un tratado acerca del mango, su olor, sus formas y colores, texturas y demás características físicas y químicas, nadie que no lo haya comido podrá siquiera imaginar a qué sabe. Debe comerlo y basta. No hay más.
    Lo único que comento es que, al menos en Orizaba (tierra de mis padres y mis abuelos y que ya he mencionado por aquí otras veces), a este pequeño y delicado “sabor” hecho golosina se le conoce simplemente como “jinicuil”, y allá se pueden comprar en el mercado (cuando es temporada), junto con alguna otra especialidad de la región, como el “chile comapeño” (de Comapa, Veracruz).
    Lo que sólo una vez he comido en mi vida, directamente del árbol y también en Orizaba, es una fruta deliciosa, poco jugosa y de perfume delicado pero perdurable que se llama “pomarrosa”. Si tuviera que decir algo de ella es que es más o menos del tamaño de una guayaba, pero semihueca: piel y carne son una sola cosa y dentro, en el “hueco”, hay sólo semilla que baila. Para intentar describir su sabor no puedo más que hacer uso de otro sabor: la pomarrosa sabe como a “sidra sin alcohol”.
    En esa única ocasión, un paseo por los alrededores orizabeños, nos encontramos un árbol de pomarrosas con sus frutos maduros, lo sacudimos y llenamos una mochila de excursionismo con ellas, pensando llevárselas a la parte de familia que se quedó esperando en casa.
    La mochila, es fácil imaginarlo, llegó vacía y mi pobre madre tuvo que acontentarse sólo con el perfume que permaneció en ésta por meses, mientras nos odiaba por ostentar esa cara de arrepentidos satisfechos.
    Un abrazo.

  2. 2 En Septiembre 6th, 2007, Carmen dijo:

    Parece que tus evocaciones frutíferas hacen que uno recuerde otra fruta. Yo comparo los “jinicuiles” (con ese nombre los conozco) con una fruta que comí en Brasil y me ha parecido la fruta más deliciosa que he comido en mi vida: EL mangostino o el mangostán. Es como una ciruela verde, pero de cáscara más dura, la partes a la mitad y adentro de ella, acomodaditas en gajos están cada una de las semillas cubiertas con una pelusita pero muy jugosa y también están perfectamente empacadas en esa cáscar dura y de color morado por dentro. O sea es una fruta muy colorida, verde, morado y blanco.
    Tendrás que aguantarte el antojo de jinicuiles, hasta finales de octubre es la temporada, yo los consigo en el mercado de Xochimilco, porque como dices tú: no son frutas de franca exportación.
    En cambio a mí ya se me antojaron las pomarosas de arriba, mhh ese aroma y lo mejor que es temporada. Ah que de cosas me provocaron leer estas líneas.

  3. 3 En Septiembre 8th, 2007, Delia Mateos dijo:

    Querido Alejandro,me recordaste la fruta que traia mi Abuelo de el pueblo,cuando era niña,nunca se hubiera imajinado la descripción que diste de la fruta que el nos traía por no venir con las manos vacias .Gracias.

  4. 4 En Septiembre 8th, 2007, Lorena Castañeda Aguirre dijo:

    Hola Alejandro…no sè de dònde el vocablo “cua”, yo tambièn lo conozco por jinicuil solamente…te cuento que hace años, aquì en casa, en Còrdoba, Ver., casì “cafeteamos” a mi madre por la hartada de jinicuiles que se diò…no te cuento el “chorrillo” que casi se vacìa…creo que desde entonces le pusimos la cruz a los jinicuiles, bueno, en realidad al algodonsito, porque desde siempre aquì los hemos comido completitos, costumbre que traemos del pueblo de donde somos originarios (Ojitlàn, Oax.), esto es, el “huesito”, ese que dices que no intentemos morder, bien hervidos y preparados despuès en ensalada, con cebolla, aceite de olivo, vinagre y una pizca de sal, o bien en escabeche… son la botana màs suculenta que te puedas imaginar!!! (que se pueda imaginar sra. Carmen, vecino Fernando). Esperando la temporada ya para poder saborearlos, me despido con un fraternal abrazo.

  5. 5 En Septiembre 29th, 2007, veronica dijo:

    hola señor o señora del articulo, soy estudiante del tecnologico de oacaxa, tengo una materia de formulacion y este semestre trataremos de darl un auge al cuajinicuil estamos realizando una investigacion de mercado para poder posicionarlo en forma permanente y que lo conoscan a corto plazo lo q es el merkado lokl quisiera pedirle que si sabe de una investigacion mas profunda de este fruto favor de mandarmelo (analisis quimico, composicion, etc.)para reforzar nuestro trabajo
    esperando contar con su ayuda me dspido

  6. 6 En Mayo 4th, 2009, Johanna Nieto dijo:

    Estimados todos,

    Me alegra mucho escuchar que hay gente interezada en esta fruta. Yo trabajo para una cadena hotelera de super lujo y después de recorrer las costas de Guerrero encontré esta curiosa fruta. Ahora la estoy colocando en las habitaciones del hotel para promover su consumo. En realidad me parece que con la semilla se pueden hacer cosas muy interesantes. Creo que hay que hablar de ellas y promoverla.

    Saludos

  7. 7 En Junio 23rd, 2010, Darkmundo dijo:

    Hoy he comido ese fruto que dices, y se parece mucho a la vaina de las habas ya que tienen la misma espongita blanca, que se como. Bueno el demlas habas no se come. Orale es la 1era vez que como esto. Y dicen que la semilla se como tostandola. Que tengas buen día

  8. 8 En Junio 26th, 2010, Arcelia dijo:

    Hola a todos:
    Soy de Valle Nacional Oaxaca, y aquí hay mucho jinicuil, es una fruta riquísima y el encanto consiste en que después de comer el algodoncito, pones a cocer las semillas para después agregárles limón, sal y chilito piquín….mmm que delicia se los juro.
    Ojalá tengan la oportunidad de probar los jinicuiles.
    Todo esto me llevó a evocar mi infancia… que tiempos aquellos cuando de niños papá mandaba a cortar los jinicuiles y como en el patio de la casa habia dos árboles, cuando los cortaban se hacian montones de jinicuiles, mi madre siempre tan generosa, nos mandaba a regalarle a los vecinos y después a comer la fruta y por la tarde los huesitos…. pero eso si, después de hartarnos de todo eso… nada más podiamos comer… mi santa madre siempre cuidando a sus retoños.Que tiempos aquellos.
    Ahora cuando como jinicuiles les aseguro que me invade una sensación muy linda.
    Saludos a todos.
    Arcelia

Escribe un Comentario

Debes registrarte para escribir un comentario.

subir »
  • El día en que vivimos

  • Marzo 2017
    L M M J V S D
    « Feb    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031