9 Noviembre 2007

Fin de temporada

publicado en diario |

Nos dicen que en Madrid está haciendo buen tiempo, que a pesar de estar noviembre adelantado, Cibeles y Neptuno han trabajado, tan generosos como oportunos, para el común de la gente de a pie que sale todavía con la ilusión de juntar unas pocas brazadas de calor para el inminente invierno; que quizás encontraremos todavía parte de esa fiesta. Tengo las piernas muy flojas pero llegando me pondré a caminar para fortalecerlas y guardar, a mi vez, un poco de músculo por si aparece otra vez la Primavera con sus vestidos de seda llamándome al cotarro, aunque sepa yo bien que la muy loca de quien está enamorada es del Invierno; sabe que lo suyo es imposible, que lo tiene que dejar por sus diferencias radicales, porque son incompatibles, pero no puede, vuelve a sus brazos cada rato; cuando él, harto de indecisiones, la arroja con mal modo, ella llora, se ríe, se embellece, se pone horrible y acaba atrayéndolo de nuevo con el argumento descomunal de su juventud y el portento radical de su belleza. Tal como hace conmigo. Así es cada año; hasta el cuarenta de mayo. Allí es donde el año se divide en dos bandos radicales que no encuentran conciliación. Yo me divido también con idéntico conflicto.

Y no es por nada, sino que aquí ya acabamos de estar. Esta vez no salió como quería. En lugar de verme vigoroso y entusiasta estuve sin salud, peleando cada día con los demonios para que me soltaran y me dejaran hacer lo que quería: ver a mis amigos, beber con ellos las copas de la sabrosa charla y dejar que la imaginación fluyera por esos cauces divinos de la alegría. Quería volver a un mercado grande, recorrer los andenes de la Central de Abastos o de la nave mayor de la Merced o del Mercado de Jamaica con el ojo atento para buscar las pequeñas maravillas que allí se esconden entre el tonelaje monumental que alimenta a esta ciudad, unos mangos fuera de temporada, unos aguacates criollos, unas papas del desierto, un puño de capulines gordos, unos plátanos dominicos, para comerme seis de un bocado. Quería ir a caminar por las calles batiéndolas con la vara de medir de la memoria. Quería cantar y bailar.

Pero todo, por lo visto, tiene su tiempo. Por lo pronto, el tiempo de este viaje se viste, hace sus maletas y se apresta para partir. La bufanda y el abrigo están listos. Se quedaron pendientes los pendientes; habrá que armar de valor a la vida procurándonos otra oportunidad. El otro día, al final del homenaje cálido de mis amigos, les dije que pensaba volver al año siguiente, que estuvieran abusados. Aquí anunciaron anoche otro frente frío, porque no están conformes los elementos con el trato que han recibido y están en franca rebeldía. Sería bueno, si se puede, emigrar hacia aires más benignos. Alguien pasa por la calle voceando algo que no alcanzo a entender, algunos códigos del lenguaje cifrado comienzan a deslavarse. Soy el mismo pero cada día soy otro. Es lo normal, la vida se mueve siempre por estaciones.

Este artículo fue publicado el Viernes, 9 Noviembre, 2007 a las 10:48 y está archivado en diario. Puedes seguir los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu Web.

Hay are actualmente 3 comentarios en “Fin de temporada”

Es importante saber lo que opinas, prueba a dejar un comentario.

  1. 1 En Noviembre 9th, 2007, Alonso Núñez dijo:

    Buen viaje, maese Alejandro. Y gracias por acompañar a sus “ciberlectores” día con día a pesar de los pesares.

    Un abrazo.

    Alonso

  2. 2 En Noviembre 10th, 2007, Iván Ferrer Orozco dijo:

    Estimado Alejandro,

    he seguido con atención tu periplo por nuestro querido México y déjame decirte que la impresión que tuve de mi salud la última vez que estuve por allá, muy probablemente fue similar a la tuya. Estuve en enero de este año, con mi madre y mis hermanos -que tremendo susto se llevaron cuando me vieron porque no se imaginaban que el problema era de tal magnitud ya- y recuerdo que la fiebre, la tos y el malestar general -por no decir continuo dolor- se cebaron en mi pobre y hermoso cuerpo. Ellos viven en Playa del Carmen y recuerdo que las dos veces que pude ir al mar sólo me sirvieron para regresar peor por el esfuerzo de nadar diez minutos en ambas ocasiones. Pero ahora pretendo volver en noviembre y la situación será muy distinta, aún los médicos no han dicho que ya estoy del otro lado, pero al menos mejor, definitivamente, me siento y me veo. Así que todo este rollo es para decirte estimado Alejandro, que aún cuando todo parece estar tan jodido, es posible volver y que las cosas sean de otro modo. Yo por mi parte me bañaré en ese intenso azul que parece que no termina como un homenaje a ti y a mí que nos ha tocado soportar lo casi insoportable. Por oto lado, no te preocupes que ya cuidé que no cambiaran mucho de actitud ni ZP ni Rajoy y que Aznar volviera a decir que los autores del 11M no están ni en desiertos lejanos ni, etc. para que cuando vuelvas te lo encuentres tal y como lo dejaste. Y sí, aún es posible encontrar cálidos rayos de sol por el día, y las noches aún no son demasiado frías, y por si fuera poco, la luz estos últimos días es maravillosa. Saludos con calderón para ti y para Milagros.

  3. 3 En Noviembre 10th, 2007, Beatriz Lòpez Rosado dijo:

    Mañana leerè algo tuyo Alejandro Euro . LA QUINCUAGÈSIMA SÈPTIMA , AMÈN DE ALGO mas , DE AQUÌ SE ESTÀ TAN Bien . Asì seràs tema favorito . Claro, como que si nada se hubiera preparado ,apareceràn los nuevos trabajos de Alma y alguno de mis betseller ( SUEÑO GUAJIRO ), -cuentos sin publicar , para botanear nomàs .

    En Mèxico te esperamos .Podrìa empacharme si no digiero con Irina, Geo,Es-
    tela, Charito Marìa Palizada , entre otras amistades tu recièn descubierto universo narrativo y poètico .

    Irina cumpliò años y nadie fue salvo su inseparable Nellys, exesposa .Irina es àgil, posèe capacidad de anàlisis, abstracciòn y sìntesis .Me encanta porque entre otras cosas, prepara mejor que yo el congri . La comilona , estarà de Lux: Costillitas de cerdo en salsa , congri a la Betylò ,mojitos , platanitos y camotes fritos ; no les hallè verdes, para tostonear , ensalada de verduras ralladas , y horchata de coco . Beberemos a la salud de Irina tambièn a tu salud deseàndote lo mejor ;y si hay vida, el otro año serà diferente El fin de temporada . ¡SALUD Y REVOLUCIÒN SOCIAL Y SEXUAL! Mucha suerte Aura .
    Bety

Escribe un Comentario

Debes registrarte para escribir un comentario.

subir »
  • El día en que vivimos

  • Marzo 2017
    L M M J V S D
    « Feb    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031