22 Noviembre 2007

Cecilia

publicado en diario |

Hace rato, pasadas las cinco de la mañana, me habló por teléfono mi hermana Marta desde México para darme una noticia terrible: se murió mi hija Cecilia. De repente. Tres días antes de cumplir cuarenta años se acabó de pronto. Como si hubiera tenido un plazo prefijado. Al rato me llamaron mis otros tres hijos, juntos, para oírme y para que los oyera; iban a hacerle la última visita a su hermana. Estoy atontado, no sé cómo acomodar lo que siento. No encuentro palabras que me sirvan. Estoy bajo el efecto de un mazazo. Todavía no sé diagnóstico ni causas. Se desmayó, me dijo Marta, fueron a buscar una ambulancia y ya estaba muerta. Estoy preocupado por el dolor de Elsa, su madre. Estoy preocupado por mi dolor, también. Milagros y yo hemos estado este rato hablando de ella, evocándola, recordando palabras, cosas. Supongo que seguirá sonando el teléfono.

Este artículo fue publicado el Jueves, 22 Noviembre, 2007 a las 10:02 y está archivado en diario. Puedes seguir los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu Web.

Escribe un Comentario

Debes registrarte para escribir un comentario.

subir »
  • El día en que vivimos

  • Abril 2017
    L M M J V S D
    « Feb    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930

  • Visitas desde el 20 de febrero de 2007

  • Comentarios Recientes